Ahora que nos acercamos a celebrar la navidad es necesario esclarecer algunos aspectos ocultos de la vida de Papá Noel de una vez y para siempre.

En primer lugar, este Noel noé el del arca, pero sí el del trineo. En segundo lugar, nos llegó la información de que Papá Noel tiene un hijo no reconocido en cada país que visita entregando regalos para los niños. La misma fuente nos confirma que este progenitor de bastardos disfrazado de gaucho federal habría perdido 143 juicios por paternidad por lo que se vió en la obligación de trabajar todo el año, y no sólo el 25 de diciembre, para cubrir los gastos de manutención de sus innumerables críos. Cuentan que uno de los trabajos es el de stripper en un cabaret, en el que se despoja de sus rojas ropas quedando en bolas y dejando al descubierto una enorme y blanca panza con el ombligo salido. Una visión no muy edificante ni excitante, por decir lo menos. Además, su esposa le pidió el divorcio y su parte de los bienes, lo que la convertiría en dueña de la mitad de la fábrica de juguetes que éste tiene en el polo norte y de la mitad de los renos; algo muy negativo para el gordo regalón. La tercer noticia sobre la vida de Papá Noel, al que los habitués del cabaret llaman Papucho o Papuchín, es que éste es completamente calvo por lo que hace años estaría usando una peluca de no muy buena calidad. ¡Pelón el gordito!.

En cuanto a los renos voladores que impulsan su trineo se comenta que los inyecta con anabólicos lo que acortaría la vida útil de los animales que después de un tiempo serían descartados y sacrificados para usar su carne para hacer estofados. Esto provocó la protesta de la Sociedad Protectora de Animales en contra del estofado de reno.

Hace unos días nuestro corresponsal pudo entrevistarlo:

– ¿Qué tiene que decir a aquellos que aseguran que usted es un viejo verde que anda dejando, con gran irresponsabilidad de su parte, hijos por donde pasa?

– Eso Noé cierto en absoluto.

– Dicen, los que lo conocen, que en navidad usted hace uso y abuso de las anfetaminas para poder hacer las entregas en todo el mundo. ¿Qué responde a esta grave acusación en su contra?

– Que Noé verdad.

– Por último, un testigo que lo vió desnudarse en el cabaret nos contó que usted tiene un pene pequeño que es puro glande y nada de manguera.

– Noé cierto, Noé verdad. Perdón pero tengo cosas que hacer.

Lamentamos profundamente sacar a la luz aspectos ocultos y controvertidos de la vida íntima de este personaje tan característico de las navidades. Pero nuestro compromiso es con la veracidad de los hechos y no con el mito, por más cara de viejito bonachón de barba blanca que tenga. ¡¡Feliz Navidad para todos!!