Desde que llegué acá pasar buenas momentos con argentinos que tratarme muy bueno. Pero atención llama a mi una cosa: cuando amigos argentinos invitan mi a beber cerveza los weekend en bar o boliches ellos acabar muy borrachos tirados en piso y yo aburro mucho solo bebiendo hasta que empleados decirme: “ya no queda más birra ¿quién paga las 8 cervezas que tomaste vos?” Y yo mira a amigos desmayados y digo: “ellos pagan” y me voy feliz por generosidad de amigos míos.

Pero yo extraña mi país. No pueda dejar de pensar en gran presidente de América. Un hombre simpática, que dice mucha paz para todos y manda la Navy y la Air Force a lanzar regalos surprays de acero que explotan con amistad sobre pueblos que no aman yankis. Así es, cuando nosotros amamos alguien regalamos rifles automáticas, pistolas, granados, y ametralladora envuelto con moños bonitos. También yo extraña nuestro tradición de killers que tratan a personas por igual matando a mucha gente de todos colores disparando desde edificio o face to face a niños, mujeres y viejos, para no digan que tienen preferencia por edad. Y cuando ver policía acá yo recuerda emocionado los nuestros que golpean y disparan sin provocación a sospechosos latinos y negros desarmados  así nada hagan y luega colocan arma en manos de cadáver. También extraña lindos jurados y jueces que liberan a blancos  y rangers que matan a gente piel mucho oscura. Pido perdonen mi por que añora mía patria. Ojos se me llenan de lágrimas y ya no poder continuar escribiendo por orgullo que yo siente por ser yanki. ¡¡God save America!!